COMIENZOS DE ROYAL AVALON

Mi relación con los perros y en particular con los boxer comienza en la barriga de mi madre, tuve la suerte de nacer en una casa donde había un boxer, suerte aun escasa en aquellos momentos en España (1962) , esta boxer “tequila” aguanto y cuido de las primeras gamberradas de mi vida.

Posteriormente a los 8 años empezamos a compartir los tres meses de verano con unos tíos de Madrid y su boxer “fifo” un tremendo macho dorado con una imponente sustancia y una cabeza espectacular donde las haya , con un morro lleno y cúbico, además de chatísimo, cosa difícil para la época, este si marco para siempre mis gustos, su imponente carácter de boxer acompañado de su extremada dulzura con la familia y con los niños, que siempre queríamos estar con el. A partir de esos momentos y aunque siempre me gustaron los perros, los perros se convirtieron en chatos.

Más tarde vinieron tequila II y othello un macho dorado que me regalaron sus dueños porque lo tenían siempre encerrado en un balcón y yo iva todos los días a sacarlo, fue mi compañero hasta los 16 años.

Posteriormente mi amigo Ignacio me regalo una pastora alemana “nasha” aunque yo la llamaba “chata” seria ingrato si no reconociera que ella fue mi mejor amiga y compañera, con ella hice mis primeros contactos con el mundo del trabajo y hoy aun no he conseguido estar tan compenetrado con un perro, ya que para eso tiene que vivir contigo y dormir a los pies de tu cama, aunque las habilidades de chata eran varias como, el windsurf, el buceo o rescate. Pero fue cuando ella murió en un parto, cuando decidí adquirir un buen perro, y en mi camino se volvió a cruzar el boxer.

Jewell del la Montaña Roja

Cuando vi una cachorra de boxer casi negra, bien pintada en blanco, de extraordinaria cabeza y expresión, comenzó en mi interior una pasión por el boxer que creo que ni el tiempo, ni las adversidades, que son muchas, podrán apagar.

Esta boxer era Jewell de la Montaña Roja una hija de ch. Othello v. Klosterbrunnen, una verdadera joya, que por mi falta de experiencia no hice campeona, aunque los dueños de las que si lo fueron la miraran con envidia y admiración, dejo poca descendencia pero buena.

Junto con ella vino kefren de la Montaña Roja una hija de ch. Boreas hof van Troye también casi negra, que aunque de inferior calidad, resulto ser una extraordinaria reproductora en cantidad y calidad, madre y abuela de campeones, su hija más famosa fue la ya desaparecida campeona de España y Portugal Jawa de Royal Avalon.

Jawa es hija de ch. Teck del Colle del ´Infinito y de sus nietos el atibox jugensieger Gandi de Royal Avalon , hijo de ch. Vicky Ipon Saam, también el malogrado Ébano de Royal Avalon hijo de ch. David del Colle del´Infinito, hubo muchos otros en el camino , no me considero buen expositor, sino apasionado de mis perros y de la cría, cosa que hago de forma absolutamente amateur, pero no concibo un momento mas bonito que cuando dejo a mis hijas coger un cachorro recién nacido y crece junto a ellas.


jawa de royal avalonjawa de royal avalonjawa de royal avalon

Mis comienzos en el bulldog nace de casualidad, cuando voy a elegir un macho para un amigo en un criadero de Madrid y veo una perrita perfecta y con un movimiento y agilidad increíbles, es Alba del Ranchito una perra consanguínea de Ocobo boss que me hizo entrar en el difícil mundo del bulldog inglés, fue invatida hasta clase abierta y de su cruce con ch. Harley Davison de Berkalemi inicio mi línea de cría de bulldog inglés conservando el movimiento, agilidad y falta de problemas respiratorios.

boston
bulldog ingles

También de casualidad, cuando mi amiga Belén de Onthebus Bostons, me pide consejo para tener un perro en un piso de pequeño tamaño, yo ya había visto en revistas a los Boston y me habían impresionado, se los enseñe y ese mismo día apartamos dos hembras de Teberite hijas de ch. Teil Traveling Tradesman una de ellas es ch. Hará de Teverite. Nunca los había visto en directo un Bostons, pero parecían boxer en miniatura y lo son, resultaron ser unos excepcionales perros, superágiles en el campo, muy hogareños y cariñosos, más que inteligentes e increíblemente bellos.

A al poco tiempo importamos del mejor criadero francés grand fresnoy dos hembras y un macho, hay llego “man” One Man Show du Grand Fresnoy, solo recuerdo ir en las exposiciones rodeado de niños que man atraía y que me seguían a donde fuera con el absoluto beneplácito de man, resulto ser un magnifico reproductor, dando unas simetrías y expresiones,que todos buscamos en la raza entre otros dio a ch. Veky de royal avalon, ganadora varias veces del difícil grupo IX.

Solo queda agradeceros el visitar nuestra web y si habéis sido capaces de leer esto gracias por compartir algunas de nuestras vivencias de nuestra pasión por los chatos.